Novedades

Consulta nuestras noticias

….bombín es a bombón, como pistolín es a…ladrones

logoInmo31

Ya se que no es manera de empezar unas reflexiones pero me ha salido así, que le vamos a hacer. En la noche de los tiempos fueron las válvulas del gas, todas homologadas, inspeccionadas y con caducidad controlada por usuarios e inspectores haciendo honor a su nombre. La seguridad ante todo y eso es digno de agradecer a nuestros responsables gubernamentales.

Llegaron más medidas, están llegando todos los días, y aunque eso suponga rascarse el bolsillo, casi todas ellas traen en el zurrón mucha más tranquilidad para nuestras viviendas. Donde digo tranquilidad puede leerse comodidad e incluso modernidad. Hubo que reorientar las antenas, mareadas están las pobres de tanto buscar canales, más que en Venecia. Luego los contadores inteligentes, más vale que no son políglotas porque en Navarra tendríamos un problema de modelo a elegir. No, el problema surge con la luz del contador que denota actividad en la vivienda. Luz apagada, los moradores en el cine o de vacaciones. A por ella¡¡¡.

Y ahora el bombín de las puertas. Venkila desconoce si ya se ha promulgado la normativa al respecto o ha sido una inteligente campaña de publicidad. Sea como fuere, cuando las campanas suenan, la iglesia está cerca. Hay muchas puertas en las viviendas cuyo valor, solo en seguridad, supera la decoración de varias habitaciones, eso sin exagerar. Dinero bien invertido porque no hay que ponerlo fácil a los que tienen como objetivo sustraernos lo que tanto esfuerzo nos costó conseguir. Barras, cerraduras de alta seguridad, puertas inviolables, tabiques antibutrón, un Bond experto sería incapaz de asaltar tal fortaleza.

Pero ahora viene la norma a decirnos que nuestras puertas tienen que tener unos modelos de cerradura específicos, dado el número de asaltos domiciliarios que se producen en la actualidad y las estadísticas llevan curva ascendente. Si se confirma la información, deberemos cambiar el bombín y adaptarnos, se entiende la puerta, a las nuevas exigencias legales. Nuestras viviendas serán deontotónicas en breve, al margen de eficientes energéticas. Y para que no lo busque en google, deontotónico significa obsesionado por cumplir la norma.

Antes se decía que un manitas era quien servía para un roto y un descosido. Ahora surge un nuevo especialista: con bombín en mano, te oriento la antena y te actualizo la manguera, todo por el mismo precio. Lo que hemos de ver.

Hasta la próxima que será la siguiente, si la vida quiere.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *