Novedades

Consulta nuestras noticias

….optimismo inmobiliario…con moderación

Estamos tan hartos de malas noticias, tan saciados de horizontes inciertos, de falsas promesas, de corruptelas y corrupciones con mayúsculas que cuando sale un rayo de sol pensamos que se va a iluminar todo el universo. Y eso no es así, el desmesurado optimismo es tan peligroso, o más, que el angustioso pesimismo.

 

No podemos negar que en nuestras ciudades, villas o pueblos, las grúas que empezaban a tener óxido por la inactividad, se han engrasado y vuelven a subir y bajar palets de ladrillos y vigas de hierro. El euribor está en mínimos históricos, en agosto el 0,161%; las hipotecas vuelven a estar presentes en el día a día, las estadísticas dicen que han aumentado los peticionarios; en los bancos, siempre con cautela, ya se puede hablar de un préstamo para la adquisición de una vivienda o un local sin que nadie arquee las cejas. Los tipos de interés se han reducido en -0,20 puntos porcentuales y los plazos de amortización son más largos: una media de 276 meses, es decir, 23 años. Según se mire el horizonte, el rayo de sol parece tener vida para mucho tiempo, y eso da consistencia al futuro.

 

Hemos tocado fondo dicen los entendidos, algunos mucho más fondo que otros. Estamos saliendo de la crisis, algunos están tan atrapados por ella que están casi sin fuerzas para superarla. Pero se impone, una vez más en la vida, la moderación. Madurar las decisiones, la situación actual induce a la sonrisa y si dura así largo tiempo, podemos llegar a la carcajada.

 

Tiempo para comprar vivienda, claro, pero calibrando muy bien las ofertas y nuestras posibilidades. Tiempo para esperar  a vender porque nuestro piso se va a valorar más cada día, lo mismo, calibrar las posibilidades, y si sale una buena opción, a por ella. Pájaro en mano…termine Vd. el refrán.

 

Venkila es optimista por naturaleza. Tan optimista que todavía enciende las luces de casa aun sabiendo que el recibo de la luz ha subido un 76% en la última década. No se puede vivir a oscuras, ni con velas. Pero ese es argumento para otra reflexión. ¿cuándo dejarán de engañarnos con las tarifas eléctricas?. Lo dije al principio: optimismo ¡siempre!!..pero con moderación.

 

Hasta la próxima que será la siguiente, si la vida quiere.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *