Novedades

Consulta nuestras noticias

…primero colgamos el diploma…

Hay acciones y actitudes loables. Nadie puede poner impedimento a la lucha contra la pobreza; nadie puede poner piedras en el camino de un reparto equitativo de los recursos y debiera ser una asignatura obligatoria la enseñanza de la conciencia social, lejos de colores partidistas y mucho más lejos todavía, de proclamas electorales con las que tantas veces nos ametrallan de la mañana a la noche.

Hay voluntades que debieran merecer un aplauso Guiness. El conjugar un “queremos” es el pistoletazo de salida para ejecutar acciones, tender puentes, salvar obstáculos. Se acaba de crear en Pamplona el Foro contra la pobreza al que hay que dar la más calurosa bienvenida por todos los argumentos antes expuestos. Soñamos que en nuestro mar cotidiano, las olas de la abundancia salpican por igual todas las costas y eso, además de no ser cierto, es muchas veces hasta sangrante.

¿Quién puede negar la utilidad de ese foro y la nitidez de su objetivo?. Hay mucho que hacer, mucho que predicar, otro tanto que canalizar y un mucho que reivindicar que luego ya vendrá la dura realidad para poner a cada uno en su sitio y llenar las casillas de lo posible y vaciar de posibilidades los sueños. Tal vez pensando en eso, y adelántadose a futuros desengaños, el mencionado foro ha tomado su primera decisión: declarar a Pamplona ciudad libre de deshaucios.

El cierto que la alcaldesa de Madrid, tras arduas conversaciones, ha logrado ese objetivo, prioritario en su programa de gobierno. Todos hemos sabido que se sentó a dialogar, tal vez discutir, con entidades bancarias, financieras y constructoras. Todos dejaron pelos en la gatera pero con solo evitar la tragedia de un deshaucio, bienvenidas sean las conversaciones, los contrastes de pareceres y hasta las discusiones. Pero aquí ¿alguien ha hablado con las entidades comprometidas con el mundo de la vivienda? ¿alguien ha aportado cifras, necesidades, estadísticas, posibilidades, actuaciones, ayudas, método de trabajo?. Posiblemente si, y Venkila no se ha enterado.

Porque Venkila, canoso y desconfiado por el peaje de los años, ha llegado a pensar que como en tantas otras cosas, las intenciones nos desbordan y el entusiamo nos hace adelantarnos a las circunstancias. Es posible que alguien en el Foro haya pensado que: primero colgamos el diploma y luego ya haremos la carrera. Sería una lástima empezar así, pero cosas peores se han visto.

Hasta la próxima que será la siguiente, si la vida quiere.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *