Las reflexiones de Venkila

Quien esto firma es un “agregado” circunstancial a los círculos inmobiliarios, amigo y crítico al mismo tiempo de los que venden, compran y alquilan viviendas o locales comerciales. Es un mundo increíblemente contradictorio, capaz de encender pasiones, de apagar ilusiones, de engendrar ruinas, de engordar fortunas. Soy un obervador de ciudades, un lector de carteles variopintos que al grito de: disponible, abren un abanico de posibilidades, cambios de rumbo y de negocio, historias que posiblemente nadie sacará del anonimato porque hay millones en todo el mundo.

Venkila no pretende ser tribuna de nadie, más bien susurro de muchos, o de unos pocos, pero con unas inquietudes muy definidas. Alquilar o comprar, vender o esperar, unifamilar o ático, gas o pellets, preguntas que se hacen una y mil veces en los despachos inmobiliarios. Morosos por rigurosa necesidad o por apabullante caradura, entidades con argumentos de doble filo, familias que se juegan a puerta gayola su futuro adquiriendo una  vivienda. Venkila escuchará en silencio, tomará nota y sonreirá. Siempre sonríe porque una sonrisa es la mejor de las terapias, no soluciona problemas pero facilita el comienzo del diálogo.

Si nos conceden su confianza, tiempo tendremos de equivocarnos, de acertar, de enfurecer o de contrastar. Los días pasan rápidamente y unas notas no dejan de ser como el analgésico que alivia sin curar, como el papel pintado que disimula los entuertos de una pared mal resuelta o el suavizante en la colada que no devuelve tersura a los tejidos pero los deja bienolientes.

Hasta la próxima que será la siguiente, si la vida quiere.

Venkila

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *